duda eterna


" ... Dos opciones. Dos caminos. Que son generalmente y casi siempre los motivos de nuestra duda eterna, ¿voy para allá o para aquí? ¿Estaba listo para obedecer a mi intuición? ¿Respetaría de aquí en adelante mi percepción, mi intuición? En algún momento de nuestra vida la respuesta no está en ningún libro ni en ninguna enciclopedia, está en el nudo de nuestro estómago, en el temblor de la planta de los pies y en el sudor de nuestra frente. No sé por qué pero sabía que sí. Tal vez era no, pero yo sabía que sí, pero yo sabía que no, porque sabía que sí; estaba seguro… que mi vocecita me hablaba claramente al oído y a los huesos... (por fernando peña de criticadigital.com)
.
.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario